La primavera es mi abuela Menta

Muchos conceptos pueden definir un tiempo y todos serán válidos o no a juicio del lector, pero hay algunos que solo el escritor puede generar, a partir de un mensaje que los sentidos envían al recuerdo, y que es novedoso e incomparable con la definición real.

Hoy salí a refrescar la tierra y las hojas de las plantas de mi jardín, castigadas por el viento primaveral, que los llamadores anunciaron sin parar bailoteando casi todo el día. Descubrí entre las matas algunas flores y muchos pimpollos de fresias blancas, pequeñas, níveas, algunas con una pincelada amarilla en su trompetita.

Entonces me dije: ya es primavera.

Casi de inmediato el perfume me trajo el recuerdo de la infancia, dulce como su perfume, imborrable y placentero. Y aparece de la mano de la primavera, la abuela Menta, con su mate y un repasador colgado del brazo, sonriendo en silencio, con mágica ternura. Su casa, su corredor, el limonero y debajo de él, las fresias. Limitadas por un cantero de medios ladrillos clavados en punta junto a la bomba de sacar agua, acercándome a un mundo verde y maravilloso.

Fueron parte de mi entorno cuando jugaba en el piso de ladrillos del corredor. A su altura: mi olfato. Guardo en la memoria esa especie, y por las cosas de la vida, además del recuerdo, es lo único que he prolongado de aquel patio, nada menos que un ser vivo que vuelve cada año, anunciando el cambio de estación.

Las personas que más queremos nos dejan tesoros de manera implícita, y que descubrimos con el paso del tiempo. La pequeña de entonces pudo traer de esa dichosa infancia, algunos bulbos que cada ciclo, multiplicados, inauguran la preciosa primavera.

Son las mismas que me regalaban su aroma entre aquellos ladrillos, fieles a su especie, sólo que ahora en otro jardín, en otro tiempo, en otro juego y con otra presencia de mi amada abuela Menta, quién hoy habla de quien soy.

Agradecida de la Vida, que en cada ciclo, me permite renovar mi fidelidad a las plantas.
Yo también me siento fiel, como ellas a su especie.

Marta

7 Replies to “La primavera es mi abuela Menta”

  1. gracias Marta. sigo estando , sigo acompanada por las plantas. te mando un abrazo

  2. que hermoso Marte! me llenaste de aromas. Recien salgo de sahumarme, hacia un monton que no lo hacia. abro la compu y plop! justo tu publicacion. gracias x transmitir con el amor que lo haces. ya volvere. abrazo muy fuerte. feliz primavera!!!!

  3. Grande Marta!… que palabras tan bellas y profundas.

  4. Maria virginia punte dice: Responder

    Maravilloso relato!!!!Encantadora forma de decir!!!Gracias querida Marta!!!!

  5. Que lindo Marta!!! Gracias por compartir tu bello ser…

  6. Marta! estoy necesitando un abrazo tuyo, Y sentir el perfume de tus fresias.

  7. Gracias Marta por tu inspiración tu enseñanza y ejemplo , un abrazo desde las sierras! que las primavera nos siga haciendo salir pa fuera

Deja un comentario

Suscribirse a nuestra lista de correo

Todas nuestras novedades en tu buzón

 

Recibido!

Te enviamos un correo de confirmación.

Cuando confirmes

comenzaras a recibir nuestras novedades!

Suscribirse a nuestra lista de correo

Todas nuestras novedades en tu buzón

 

Recibido!

Te enviamos un correo de confirmación.

Cuando confirmes

comenzaras a recibir nuestras novedades!

WordPress Backup