Alteración de ritmos

Vacaciones: un tiempo extraordinario que hace olvidar los tiempos ordinarios .

Mágica pausa, renovación, estado pleno.

Y así se pasó el otoño planeando vacaciones con un pie allí y otro aquí y sin hacerme lugar para escribir en la página.

Toda una estación llena de vivencias más que de ideas y con planes concretos de un viaje inminente. Entonces pasé del verano a la primavera europea y ahora al invierno argentino.

Retomo hoy mis escrituras para la página con todo el caudal de lo vivido y queriendo trasmitirles las vivencias de un viaje que tiene que ver con el amor a mi familia y a las plantas, lo que hizo que sea inolvidable.

Gracias a todos los que nos acompañaron. Con sus buenos deseos y con ayudas concretas. Estamos muy agradecidos y ese es uno de los motivos por los cuales les quiero compartir algo de la maravilla.

Dentro de la historia. Curiosa ¿no?
Dentro de la historia. Curiosa ¿no?

La motivación

De la mano de las plantas hace poco más de tres años, me interesé por un documental español que contaba la historia de mujeres, que habiendo heredado la sabiduría que la madre naturaleza ofrecía, en el siglo XIX, rompían con todas las estructuras que la sociedad les imponía en su tiempo. Hacían uso de un tesoro trasmitido, ofrecían un servicio a sus compatriotas y sumaban algunos ingresos a la economía pobre de la región.

La sangre catalana animaba a semejante proeza, estoy segura, por que siendo yo muy niña conocí tres hermanas catalanas peluqueras que había en mi barrio y eran así: conversadoras, aguerridas, desinhibidas, diferentes.

Así las recuerdo yo con mis siete u ocho añitos , cuando mi madre me mandaba a cortarme el flequillo o las puntas. Me encantaba oírlas conversar en catalán aunque no entendía nada.

Reviví todo aquello en este viaje y mucho mas que no tiene explicación.

Gosol
Gosol. A 15km. De Tuixent. Aquí nos hospedamos. Aqui vivio Picasso por un tiempo. Observen las tejas son los colores de su paleta.

Estas valerosas mujeres salían al mundo a llevar saberes heredados de otras mujeres mayores. Las llamaban las Trementinaires y llevaban la medicina al hombro en el prepirineo catalán ejerciendo una antigua tradición: el uso de las plantas medicinales, tal como aquí lo hacían los camiares, hombres de la montaña y en Bolivia los kallawayas.

CIMG3138Y así quedé enamorada del lugar y su historia. Y vaya a saber que impulso sagrado del universo me llevo a concretarlo. Era un lugar que no podía dejar de visitar, estando en España para ver a nuestros queridos hijos Sofía y Santi.

El viaje

Debíamos llegar el último fin de semana de mayo para asistir a la Fiesta de las Trementinaires a un pueblo llamado Tuixent, ubicado en el Parque Natural del Cádi Moixero, en el corazón de Cataluña.

CIMG3152Todos los años la gente de este pueblo y vecinos recuperan la memoria de estas mujeres que en el siglo pasado recorrían casi toda la región a pie llevando: saberes, alivio y sanación, al hombro, en toda la comarca. Todos recuerdan a las trementinaires desde algún lugar relacionado con la planta y le rinden homenaje tomando en sus manos la historia para continuarla.

CIMG3219 CIMG3225El nombre

El nombre lo deben a la trementina, sustancia que preparaban y sumaban a sus aceites, ungüentos, hierbas y setas.

Si desean conocer mas aquí les envío el link con la explicación de la visita guiada al museo:

Museo Trementinas Recopilación de textos

(Continuará)

Deja un comentario

Suscribirse a nuestra lista de correo

Todas nuestras novedades en tu buzón

 

Recibido!

Te enviamos un correo de confirmación.

Cuando confirmes

comenzaras a recibir nuestras novedades!

Suscribirse a nuestra lista de correo

Todas nuestras novedades en tu buzón

 

Recibido!

Te enviamos un correo de confirmación.

Cuando confirmes

comenzaras a recibir nuestras novedades!

WordPress Backup